“Sus manos, sus manos aletearon su mí electrificando todo mi cuerpo...

“Sus manos, sus manos aletearon su mí electrificando todo mi cuerpo y me regaló una sonrisa, la primera que vi en su precioso rostro. Ese simple hecho logró que olvidara el malestar y viajé en mi imaginación hasta nuestro próximo encuentro”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario