PRINCIPAL           CITAS           FOTO-CITAS           POR OBRA           POR ESCRITOR           POR TEMA           POR CURIOSIDADES           OTROS

“El número de barcos con tesoros mitológicos...

“(…) el número de barcos con tesoros mitológicos es mucho mayor que el de los verdaderos”.

“En mis oídos comenzó a sonar una frase con una especie de emoción exaltada...

“En mis oídos comenzó a sonar una frase con una especie de emoción exaltada: “Tan solo existen los perseguidos y los perseguidores, los ociosos y los ocupados””.

“Así, pues, empezó a enseñarme ella misma varias cosas al mismo tiempo...

“Así, pues, empezó a enseñarme ella misma varias cosas al mismo tiempo, con un ardor en el cual había más impaciencia que verdadera utilidad”.

“El inspirador rizo de su voz era un tónico salvaje en la lluvia...

“El inspirador rizo de su voz era un tónico salvaje en la lluvia. Por un instante tuve que seguir su sonido, bajo y alto, únicamente con mi oído, antes de que brotaran las palabras”.

Reseña de "El espejo egipcio"



El faraón Akenatón, el rey nazarí Yusuf I y el Gran Capitán Gonzalo Fernández de Córdoba. ¿Qué tienen en común todos estos personajes? Pues al parecer, un espejo, ni más ni menos que “El espejo egipcio”. Se trata de una novela de misterio escrita por Pilar González en la que este particular reflector, afectado de cualidades sobrenaturales, provoca un cambio de 180º en la vida de Dago, su actual dueño y protagonista de la historia. Éste, al adquirir el espejo, comienza a sentir en su propia piel las diferentes vicisitudes por las que pasaron las personalidades históricas a las que me refería al principio, y cae en una espiral de intriga y angustia de la parece no poder escapar. La obra ha sido publicada de forma independiente y puede adquirirse en formato digital, a través de Amazon, y en versión libro de tapa blanda.

“¿Es que estamos todos locos?...

“¿Es que estamos todos locos? (…). ¿Qué tiene este lugar… para sucedan en él cosas semejantes?”.

“Repentinamente había dejado de pensar en Gatsby y en Daisy, para hacerlo en esta mujer fuerte...

“(…) repentinamente había dejado de pensar en Gatsby y en Daisy, para hacerlo en esta mujer fuerte, prudente y pura, que manejaba un escepticismo mundial y se recostaba con elegancia justo entre el círculo de mi brazo”.